Copyright © 2019 Bogotá | Dirección: Nou Centro Empresarial, Piso 6, Oficina 634, Cajicá, Cundinamarca. Revista La Gran Sabana. alejo.turola@revistalagransabana.com Teléfono: 815.1110 | +573213613206 | +573213595700,

REVISTA DE LA SABANA DE BOGOTÁ REVISTA DE NEGOCIOS EN COLOMBIA, CUNDINAMARCA

TURISMO

El Camino de Santiago
Una aventura inolvidable

Para que la peregrinación sea todo un éxito, es indispensable organizar desde la vía que se  tomará, hasta la ropa que se va a usar  y el alimento que se consumirá.

Santiago de Compostela es una ciudad y municipio de España. Es la capital de la comunidad autónoma de Galicia y pertenece a la provincia de La Coruña. Su catedral, dedicada al Apóstol Santiago el Mayor, es de especial importancia artística y un  gran atractivo turístico. Bien si se decide hacer el recorrido por un asunto religioso-espiritual o como parte de una experiencia turística, recorrer el Camino de Santiago constituye una gran aventura que seguramente dejará recuerdos inolvidables.

El famoso Camino, al norte de España, es una ruta que recorren viajeros de todo el mundo para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, donde se veneran las reliquias del apóstol Santiago el Mayor. Su tumba, descubierta una noche del año 813 en el monte sagrado del Libredón, bajo una lluvia de estrellas, sería la piedra fundacional de una prodigiosa Catedral y de una ciudad que, desde entonces, atraería las huellas de los caminantes hasta convertirse en un destino con el rastro y el eco de toda Europa. Desde hace muchísimos años, millones de personas llegan de todos los rincones del mundo y se echan a andar por las viejas sendas continentales y la experiencia pasa a ser profundamente humana. Las rutas que conducen a Santiago son muchas y variadas resultan también las formas para desplazarse por ellas. Para que la peregrinación sea todo un éxito, es indispensable la preparación, organizando desde la vía que se tomará, hasta la ropa que se va a usar y el alimento que se consumirá durante la travesía.

>Varias vías

Las etapas establecidas para recorrer el Camino de Santiago cubren generalmente tramos de entre 20 y 30 kilómetros diarios a pie; y de entre 60 y 70 kilómetros en bicicleta. Sin embargo, cada persona puede planificar el recorrido en función de su edad, ritmo o condición física, haciendo etapas largas o cortas según le convenga. Aunque la peregrinación comenzó desde el año 821 aproximadamente, con el hallazgo de las presuntas reliquias del Apóstol, no está de más conocer algunos detalles que harán más placentera la experiencia, tales como las opciones de las rutas para el viajero:  

Camino Francés: Esta es la ruta más popular y por ende la más usada. Comienza en los Pirineos y presenta dos variantes, dependiendo del punto de entrada que se elija: Roncesvalles (por Navarra) o Somport (por Aragón). Ambos itinerarios se unen en la localidad de Puente la Reina, para atravesar después el territorio de La Rioja y Castilla y León en dirección a Galicia. El trazado de esta vía en España y Francia está declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Camino Norte: El viajero que sigue esta ruta jacobea, de gran longitud, tiene la posibilidad de disfrutar de una infinidad de monumentos de interés natural y cultural como pocas otras rutas de peregrinación.

Camino Portugués: Se trata de una ruta de extraordinaria belleza e interés cultural, muy usada por los peregrinos portugueses. Esta senda está bien señalizada y dotada de albergues. Es por tanto una magnífica oportunidad de peregrinar a Santiago a través de ella. Al decidirse por la ruta a seguir, tome en cuenta que para comenzar conviene tomar un desayuno fuerte. Se recomienda llevar caramelos, dulces y frutos secos, para reponer fuerzas a lo largo de la etapa. También procure beber mucha agua durante el trayecto. Por el camino encontrará numerosas fuentes donde llenar la botella o cantimplora. Desde la primavera hasta el otoño es un buen período para emprender el Camino, siempre teniendo en cuenta que julio y agosto son los meses de más calor y en los que hay mayor cantidad de personas.

>Mucho por hacer

Desde su apertura, uno de los mayores atractivos con el que cuenta Centro Chía es su parque natural, un amplio espacio que incluye un apacible lago con peces, tortugas, patos, garzas y aves de la región, así como zonas verdes muy bien diseñadas y decoradas con plantas exóticas. Para los visitantes se trata del mMientras la ruta avanza y el viajero se enrumba hacia su destino final, tiene infinidad de opciones para distraerse. Puede elegir entre las visitas guiadas tradicionales o por los audio guías digitales MP3, que puede adquirir en la Oficina de Turismo de Santiago (Rúa do Vilar, 63). Están disponibles en español, inglés, alemán, italiano, francés y portugués. En lo que a lugares para comer se refiere, Santiago, como capital de Galicia, ofrece tradición y riqueza gastronómica de una cocina admirada por la calidad de sus ingredientes tanto del mar como de la tierra. Por esa razón la gastronomía es uno de los principales atractivos de la ciudad que puede disfrutarse en restaurantes, mercados y posadas. Aunque parezca extraño, quienes vayan a Santiago y deseen hacer compras se conseguirán con cuatro grandes centros comerciales con variada mercancía e infinidad de marcas. También existen las opciones de los mercados y mercadillos, donde se pueden adquirir piezas típicas, artesanía, dulcería, embutidos, pastelería, etc. Por otra parte, cuando cae el sol la ciudad se ilumina y se convierte en un mágico lugar para una cena tranquila o para asistir a una actividad cultural.  Para la hora del descanso, los visitantes encontrarán en la capital gallega una amplia oferta de hospedaje, a diferentes precios, entre los más de 120 establecimientos existentes, que van desde pequeños hoteles con encanto de la zona vieja y los nuevos alojamientos de reconocidas cadenas. ejor sitio donde desconectarse del estrés y poder descansar; para los niños existen áreas especiales donde jugar y divertirse al aire libre. Este excelente espacio verde distingue a Centro Chía de los grandes malls de concreto, pues permite un escape y convivencia con la naturaleza.

     Compartir