Catedral de Sal de Zipaquirá | Un universo subterráneo a 180 metros bajo tierra


UNA OBRA ARQUITECTÓNICA DE INTERÉS MUNDIAL:

PATRIMONIO CULTURAL E HISTÓRICO DE COLOMBIA

A 50 kilómetros de Bogotá, se encuentra una de las obras de arquitectura más importantes para los colombianos, se le conoce como la joya arquitectónica de la modernidad y se espera que sea DECLARADA como una de las MARAVILLAS DEL MUNDO

La Catedral de Sal ocupa el SEGUNDO lugar entre los 20 sitios de culto más impresionantes del planeta. Compitió con sitios turísticos y templos de reconocimiento mundial como: La Gran Mezquita Sheikh Zayed en Abu Dabi, El Partenón de Atenas, La Catedral de Notre – Dame de París, La Capilla Sixtina en la ciudad del Vaticano, entre otros que hicieron parte de esta publicación del buscador más importante de la web, Google.

La Catedral de Sal, templo subterráneo, fue construida al interior de la mina de sal a 180 metros de profundidad, es considerada como el segundo lugar de culto más impresionante del mundo, después de La Gran Mezquita Sheikh Zayed en Abu Dabi. Cuenta con una magnífica experiencia que se vive a través de un recorrido por esta maravilla, en primera instancia se puede ver un impresionante vía crucis con altares tallados en las mismas piedras de sal.

Catedral de Sal | Sabana de Bogotá

Partiendo de los altares que se encuentran en el recorrido por la Catedral de Sal, se empezó a darle un significado más valioso como un santuario religioso, dando así un valor, cultural, religioso y simbólico para los zipaquireños y los turistas que visitan el municipio. La primera maravilla de Colombia ofrece una experiencia única con un espejo de agua que se crea por la gran concentración de sal que hay en este lugar, de igual manera, el punto central de la catedral es la cruz de sal con 16 metros de altura y la única fabricada en este material en todo el mundo.

Según la leyenda indígena, la sal fue descubierta por un niño Muisca que, jugando con sus amigos en los alrededores de las minas, tuvo un tropiezo, y al caer su boca golpeó con un trozo de piedra el cual el sintió un sabor extraño. El niño llevó el trozo a sus mayores, quienes descubrieron en él un condimento ideal para sus alimentos y un medicamento muy efectivo para algunos males.