Copyright © 2019 Bogotá | Dirección: Nou Centro Empresarial, Piso 6, Oficina 634, Cajicá, Cundinamarca. Revista La Gran Sabana. alejo.turola@revistalagransabana.com Teléfono: 815.1110 | +573213613206 | +573213595700,

REVISTA DE LA SABANA DE BOGOTÁ REVISTA DE NEGOCIOS EN COLOMBIA, CUNDINAMARCA

GASTRONOMIA DE LA SABANA DE BOGOTA

Gastronomía cundiboyacense

El maíz y la papa son el centro de la gastronomía cundi-boyacense, siendo el ajiaco uno de los platos tradicionales que se preparan en la zona y cuyo sabor es incomparable.

Cundinamarca y Boyacá son departamentos con variedades increíbles de hortalizas y cultivos, debido a su ubicación geográfica. Aprovechando estas potencialidades, además de las bajas temperaturas reinantes en la zona, es común la preparación de exquisitos caldos y revitalizantes sopas a base de papas y maíz.

La gastronomía bogotana y del altiplano cundiboyacense surge de los indígenas muiscas y las tradiciones europeas. Los muiscas consumían mazamorras de maíz y mazamorras de papa como alimentos tradicionales, condimentados con guasca para dar el sabor picante. Con la llegada de los europeos, se adicionó el pollo y otros condimentos que transformaron las mazamorras en pucheros y luego desarrollaron platos populares como el ajiaco. La región cundiboyacense, ofrece además una gran variedad de bebidas, muchas de las cuales contienen algún tipo de alcohol o fermentación. Su consumo está asociado también al clima, pues son el aliado perfecto para “calentar el cuerpo”. El sabajón, el canelazo (conocido como coctel para el frío) destacan en la preferencia de las personas, quienes también disfrutan de la chicha y del sorbete de curuba, como bebida tradicional para acompañar sopas y caldos.

>Gastronomía por región

El altiplano cundiboyacense es un espacio de tierras altas y planas localizado en la cordillera oriental de los Andes colombianos, entre los departamentos de Cundinamarca y Boyacá. El altiplano comprende tres regiones planas bien: la Sabana de Bogotá, los valles de Ubaté y Chiquinquirá y los valles de Tunja, Duitama y Sogamoso. La temperatura promedio es de 14° C. Cada zona cuenta con una amplia gastronomía que atrae a propios y visitantes por su exquisito sabor. En Bogotá, por ejemplo, la sobrebarriga, el ajiaco bogotano, la papa chorreada, el caldo de costilla con papas, así como las empanadas, los indios u hojas de repollo rellenas de carne y las mazamorras, pueden disfrutarse en los restaurantes típicos y son plato obligado en los hogares. En Tunja, por su parte, se preparan los cubios, las chuguas y arracachas en un suculento puchero boyacense y el cuchuco de trigo con espinazo. En Boyacá se come la mazamorra chiquita, que lleva carnes, papa, verduras y maíz. Como bebida, se opta por el sabajón elaborado con leche fresca, yemas de huevo, aguardiente, azúcar y canela y clavo. En Cundinamarca se disfruta de bebidas como el sorbete de curuba. En cuanto a los postres, los más conocidos son el de natas, la cuajada con melao, el arequipe, el dulce de mora, las panelitas, las brevas e icacos en almíbar.

MIOS_Banner_LGS.png

     Compartir