Copyright © 2019 Bogotá | Dirección: Nou Centro Empresarial, Piso 6, Oficina 634, Cajicá, Cundinamarca. Revista La Gran Sabana. alejo.turola@revistalagransabana.com Teléfono: 815.1110 | +573213613206 | +573213595700,

REVISTA DE LA SABANA DE BOGOTÁ REVISTA DE NEGOCIOS EN COLOMBIA, CUNDINAMARCA

CONOCIMIENTO

Colegio Cafetal
Feliz, humano y muy colombiano
Fundado hace 7 años, Colegio Cafetal nace como resultado de la evolución de exitosos proyectos educativos fundados por la maestra Ligia Teresa Bello, quien hoy nos habla de la necesidad de “darle un vuelco” a la educación.

Preparar a los niños para la vida es una tarea que corresponde a padres y docentes. Esa dupla inseparable hará posible la formación de ciudadanos educados y responsables. En el Colegio Cafetal se pone en práctica una educación personalizada que aspira a formar a esos hombres y mujeres del mañana, quienes además tendrán una existencia plena y feliz.

Ligia Teresa Bello, fundadora del plantel ubicado en Caijicá, nos habló sobre su amor por los niños, su vocación profesional y dio algunos detalles del proyecto que desarrolla en la institución.

Junto a un equipo en el que están presentes sus tres hijos: Felipe, Marcia y Marianne; la rectora Érika Gónzalez y los coordinadores de áreas, esta docente desarrolla una hermosa misión que le trae grandes satisfacciones porque, además de disfrutar del avance de los niños en materia educativa, es testigo de sus cambios personales, al involucrarlos en actividades durante las cuales, los valores y principios siempre están presentes.

Hablar del Colegio Cafetal es hablar de la maestra Ligia Teresa  Bello. Hoy, con más de tres décadas de experiencia, estimula la práctica de actividades que propicien el acercamiento con el alumno. “Yo escogí la pedagogía como profesión hace alrededor de 35 años. Me dediqué a la docencia inicialmente en Zipaquirá, años después trabajé con Bienestar Familiar, en Bogotá y luego en Cajicá”.

La maestra Bello formó parte del equipo de trabajo “Platero y Yo”, jardín de infantes muy reconocido para la época. Luego, pensando en la necesidad de seguir elevando la calidad de la enseñanza en el municipio, inauguró el pre escolar Sol y Luna, que sirvió de plataforma para un colegio más grande, San José del Río, que impartía primaria y bachillerato. Funcionó durante 18 años.

>Con nombre de café

El Colegio Cafetal fue fundado hace casi siete años. Se registró ante la Secretaria de Educación en 2010 y es el resultado de la reflexión de la maestra Bello sobre la necesidad de “darle un vuelco” a la educación. Según dijo, hasta el nombre del centro educativo fue pensado cuidadosamente. “Aquí decidimos que el Cafetal era muy de Colombia y debía dar buenos frutos, aquéllos que todos recordaran por su calidad”, rememoró la docente.

Tras pasearse por varias anécdotas, la maestra Bello expuso cómo desde las aulas del plantel al niño se le trata con amor y respeto. Le enseñan no solo educación formal, sino valores y principios. Se le habla sobre la importancia de apreciar hasta las cosas más sencillas y se le insta a ser cada día un mejor ser humano.

En un horario de 7 de la mañana a 4 de la tarde, los estudiantes del Cafetal se destacan en la región por contar con una Escuela de Formación Artística. A través de la danza, el teatro, la música y las artes plásticas, los niños de todos los niveles han conseguido una magnífica forma de expresarse, de la mano de sus docentes. 

Este año se está conformando la escuela de rendimiento deportivo que imparte disciplinas tales como: tiro con arco, fútbol, voleibol de playa y esgrima, con el fin de fomentar los hábitos saludables y la sana competencia. 

Los cambios que poco a poco han comenzado a diferenciar el Colegio Cafetal, están orientados a llevar su matrícula a solo 270 alumnos, 16 por cada grado, desde preescolar hasta bachillerato. De esta forma se materializará ese gran sueño de la maestra Ligia Teresa Bello de impartir educación completamente personalizada. “La idea no es crecer y crecer. La idea es atender mejor al niño, el tiempo que sea necesario, con paciencia y dedicación”, finalizó.

     Compartir