• Revista La Gran Sabana

El Tren Turístico de la Sabana | Un verdadero viaje en el tiempo


EN MAYO DE 1993 SE LLEVA A CABO EL PRIMER VIAJE DEL TURISTREN, TRANSPORTANDO PASAJEROS HACIA LA SABANA DE BOGOTÁ

Finalizaban los años 50, y Eduardo, un joven que finalizaba sus estudios en la Universidad Industrial de Santander encontraba una oportunidad decisiva en su vida. La compañía Ferrocarriles Nacionales de Colombia estaba ofreciendo becas en Inglaterra.

Fue así como Eduardo Rodríguez logró, tras licenciarse en Ingeniería mecánica, especializarse en el área ferroviaria. Estuvo dos años y medio en la ciudad de Manchester, y al regresar al país, con apenas 26 años, comenzó a manejar uno de los cuatro grandes talleres relacionados con trenes, de nuestra nación.

Lo siguiente sería una constante historia de ascensos, satisfacciones y viajes a otros lugares del mundo, tales como Japón, Francia y España, donde también trabajó con tranvías y ferrocarriles, profundizando además sus conocimientos. Junto a tres amigos fundaría, luego de años de administrar una empresa de transporte multimodal, la compañía Turistren.

1993: El renacer de una tradición

A principios de los años ´90 se liquida la empresa Ferrocarriles Nacionales. Sobreviven unas tres compañías en el ramo, no obstante, en muy poco tiempo quiebran. Colombia se queda sin trenes de pasajeros. Es el final de una época en la cual se tenía por costumbre, por ejemplo, viajar desde Bogotá a la costa para conocer el mar o, por otra parte, usar el ferrocarril para trasladarse a las principales ciudades del país y conseguir así mejores oportunidades laborales.

Es en ese momento, Eduardo Rodríguez junto a sus socios, se enfoca en la compra de viejos trenes destinados a ser, en el mejor de los casos, chatarra. Repara cinco de nueve vehículos, y a falta de repuestos, crea maquinaria especializada en su fabricación. Lo primero que capta su interés son los tranvías a vapor. Posteriormente, adquiere también transportes con combustión Diesel.

Nace así la empresa Turistren, y en mayo de 1993, se lleva a cabo el primer viaje transportando pasajeros hacia la sabana de Bogotá. Desde entonces, se ha hecho común ver tranvías, algunos de casi un siglo, circulando entre Bogotá y Zipaquirá, llamando la atención de curiosos observadores. En diciembre resulta un espectáculo más vistoso, pues, circula el tren navideño, adornado con sus gélidas luces, típicas de esas fiestas. Esta época es, junto a Semana Santa, la más concurrida del año, cuando se desplazan 19 trenes con más de 800 pasajeros cada uno.

El Tren Turístico de la Sabana: un verdadero viaje en el tiempo

La experiencia resulta más interesante, por supuesto, para el viajero. Desde la ventana de los trenes, el paisaje citadino va dando paso a un ambiente verde más rural, lleno de fincas, ruanas y animales de granja. Todo acompañado por una Papayera que entretiene a los pasajeros. “Yo busqué una tierra con el mejor paisaje que encontré”, afirma Rodríguez cuando se le pregunta por qué escogió para su proyecto esa hermosa región de Colombia, la Sabana de Bogotá.

Un verdadero viaje en el tiempo, que nos lleva de la moderna y cosmopolita Bogotá, a un país de antaño, no sólo por el predominio de la naturaleza, sino también por la existencia de joyas arquitectónicas coloniales en Zipaquirá, la parada final del trayecto.

Un Tren turístico único en el mundo

Recientemente la compañía Turistren fue invitada a la reunión anual de WATTRAIN, alianza mundial para trenes turísticos, en el pueblo de Frisco, Colorado, donde tuvo la oportunidad, durante media hora, de hablar de una iniciativa que no sólo rescata un tipo de vehículo poco utilizado hoy día, sino que también contribuye, gracias a la re utilización de viejas máquinas, con el medio ambiente.

Turistren no es el único servicio de trenes turísticos en el mundo ni en nuestro continente. En el caso de Suramérica, comparte el honor con otras compañías de Argentina, Uruguay, Chile y Ecuador. No obstante, ha sido reconocido como el mejor dentro del específico grupo de tranvías privados manejados como negocio familiar.

Con el pasar de los años, Eduardo Rodríguez, el verdadero padre de esta iniciativa, vio como sus socios fueron abandonando la empresa. Dos de ellos se encuentran actualmente fallecidos. Rodríguez, quien no sólo estudió, sino también nació en Santander, asumió las riendas del emprendimiento junto a sus hijos quienes hoy en día forman parte importante de la empresa.

El Turistren, o Tren Turístico de la Sabana, también se ha convertido en una opción para turistas de origen extranjero, en su mayoría europeos, que lo utilizan masivamente, todos los años, en el mes de Septiembre. Adicionalmente, también ofrece servicio de viajes chárter, y se presenta además como una opción para pasajeros universitarios, gracias a convenios con casas de estudio superior que se encuentran en La Gran Sabana de Bogotá.

#2019 #familia #vehiculos #tren #SabanadeBogotá

  • Facebook Revista La Gran Sabana
  • Twitter Revista La Gran Sabana
  • Instagram Revista La Gran Sabana

Copyright © 2019 Bogotá | Dirección: Nou Centro Empresarial, Piso 6, Oficina 634, Cajicá, Cundinamarca. Revista La Gran Sabana. alejo.turola@revistalagransabana.com Teléfono: 815.1110 | +573213613206 | +573213595700,

REVISTA DE LA SABANA DE BOGOTÁ REVISTA DE NEGOCIOS EN COLOMBIA, CUNDINAMARCA