• Revista La Gran Sabana

El Coworking se abre paso en Latinoamérica


Para el año 2018 1,7 millones de personas

ya estaban trabajando de manera flexible y colaborativa,

afiliadas a más de seis mil plataformas de Coworking

Entre finales de los ‘90, y comienzos del siglo XXI nace en New York, una nueva modalidad laboral en la cual la independencia y cooperación son el eje central: el Coworking, o Trabajo Colaborativo. Poco después, este esquema se expandió a otras partes del planeta, siendo Europa el segundo continente en crear organizaciones de este tipo.

Desde entonces, su espíritu se ha propagado más allá del primer mundo, y se perfila junto a las nuevas tecnologías, como uno de los factores capaces de impulsar la economía de las regiones menos desarrolladas del globo. Esto es una buena noticia para Latinoamérica, subcontinente en el cual, los pequeños emprendimientos, luchan por surgir en condiciones adversas.

En que consiste el Coworking

El Coworking o Trabajo Colaborativo requiere, para empezar de un espacio físico compartido, utilizado por emprendedores, profesionales o trabajadores independientes. No basta, sin embargo, con el uso de un área común. Debe existir un ambiente agradable, ideal para dar rienda suelta a la creatividad y generar sinergia.

No se trata, sin embargo, de compartir un piso entre gente dedicada al emprendimiento. Se trata más bien, de formar parte de una asociación la cual, incluya a aquéllos con proyectos o ideas de negocio. El resultado es algo parecido a un “club de emprendedores”, con su respectiva sede física.

En un área de Coworking se comparten salas de reuniones, espacio físico de oficina e incluso, salones de clase. Existe además la posibilidad de intercambiar ideas con los miembros de la comunidad que la integran (Networking), aún cuando no se dediquen a actividades económicas similares. Entre quienes se benefician de este tipo de organizaciones hay también emprendedores sociales, fundaciones, desarrolladores de software, agencias de marketing digital, StartUps, productores de contenido, ONG entre otras.

En cuanto al intercambio de ideas, este puede llevarse a cabo a través de foros o cursos para la formación de emprendedores, aunque también de manera más informal, en algún área común, mientras se comparte un café o alguna bebida refrescante.

Coworking en Colombia

En nuestro país existen más de 122 oficinas de Coworking, distribuidas en ciudades como Medellín, Barranquilla, Cali y la capital, Bogotá. Esta última cuenta con un total de 53. Aunque el mercado local está dominado por multinacionales extranjeras, las cuales cuentan con sedes en los principales núcleos urbanos de la república, otras de marcas de inversionistas colombianos, se perfilan también como una competencia de peso.

Por otra parte, dentro de la ciudad de Bogotá, existen propuestas independientes nacidas localmente, creadas por el mismo tipo de emprendedor “millenial” que laboran como “Coworkers”.

En cuanto a costos, si los comparamos con un arriendo, resultan más accesibles, pues, mientras un espacio privado representa un gasto mínimo de 700 mil pesos al mes solo en arriendo, sin contar los servicios básicos (electricidad, internet, entre otros) formar parte de un Coworking requiere de entre 150 mil y 900 mil pesos aproximadamente incluyendo los servicios, en un solo pago recurrente o periódico.

Ventajas del Coworking

Para empezar, esta modalidad representa, para los nuevos emprendedores, una alternativa más accesible que el alquiler de un espacio, pues, resulta más económico pagar por la membresía de estos “clubes de emprendimiento”. Es, desde este punto de vista, algo similar a las cooperativas de consumo, donde un grupo de personas se asocian para comprar algo al mayor y cancelan una fracción del total.

Entre las más de seis mil organizaciones en el mundo que practican esta modalidad los gastos varían, pero en algunas tanto el desayuno como el almuerzo diario forman parte de la tarifa. No obstante, más allá de las ventajas financieras, está la posibilidad de disponer de un espacio exclusivo para el trabajo, ajeno, por ejemplo, a un hogar que siempre ofrece distracciones, en un entorno, además, menos solitario, en el cual se establecen vínculos empresariales y comerciales más personales.

Coworking en cifras

Para el año 2018, 1,7 millones de personas ya estaban trabajando de manera flexible y colaborativa, afiliadas a más de seis mil plataformas de Coworking. La tendencia, desde principios del siglo XXI, ha sido un alza promedio de 41% anual, lo cual podría traer un número mayor a los tres millones de afiliados para 2021. Se estima que en 2025, por otra parte, el 30% de las oficinas del mundo estén organizadas bajo este esquema.

En el caso de Colombia, se cuentan ya con 122 espacios de Coworking en toda la geografía del país, ubicándose, poco menos de la mitad, en la capital de la República. Esto ubica a nuestro país, junto a otras como México, a la vanguardia de Latinoamérica. En el caso de la nación azteca el auge ha sido tan relevante que a mediados del pasado mes de marzo, en 2019, se celebró, bajo el nombre de COLATAM, la primera cumbre iberoamericana de Coworking.

¿Cuál es el futuro del Coworking?

Se estima que la mitad de quienes conforman la llamada “generación millenial”, es decir, la conformada por los nacidos a partir de 1980, prefieren iniciar su propio negocio que laborar como empleados de alguna organización más grande. Esto trae, necesariamente, una tendencia al nacimiento de nuevas pymes o de emprendimientos individuales. Es ese precisamente el tipo de personal que se adscribe al Coworking.

Por otro lado, empresas más tradicionales, con más décadas de trayectoria, parecen adaptarse, a pesar de su gigantesco modo de organización, a este tipo de esquema de organización. Algunas experimentan haciendo algo parecido entre sus propios departamentos, logrando su interacción creativa en áreas comunes dentro de la misma empresa, o sencillamente contratando los servicios de trabajadores independientes afines a esta modalidad.

Es posible, sin embargo, que el Coworking, aunque se establezca y no pase de moda, no desplace totalmente a formas más típicas de organización laboral, propias de las grandes empresas. Ambos modelos podrán convivir perfectamente en el futuro.

#Coworking #oficinascompartidas #Colombia #Bogota #Cajicá

82 vistas
  • Facebook Revista La Gran Sabana
  • Twitter Revista La Gran Sabana
  • Instagram Revista La Gran Sabana

Copyright © 2019 Bogotá | Dirección: Nou Centro Empresarial, Piso 6, Oficina 634, Cajicá, Cundinamarca. Revista La Gran Sabana. alejo.turola@revistalagransabana.com Teléfono: 815.1110 | +573213613206 | +573213595700,

REVISTA DE LA SABANA DE BOGOTÁ REVISTA DE NEGOCIOS EN COLOMBIA, CUNDINAMARCA